Ahora vuelvo a mamá

Actualizado en junio 2022

Nota: Esta es una obra de ficción y no necesariamente refleja la opinión o consejo de un profesional de la nutrición.

Ahora vuelvo a mamá: la importancia de una alimentación saludable

Cuando era adolescente, solía comer lo que quisiera. No me importaba mucho si era saludable o no, siempre y cuando supiera bien.

Mi nombre es Marta, tengo 38 años y la dieta cetogénica ha sido una verdadera bendición para mi cuerpo y mi mente. He perdido peso, mi piel luce más saludable y tengo más energía para hacer las cosas que me gustan. Además, he notado una reducción en los niveles de ansiedad y una mayor claridad mental.

A medida que fui creciendo, sin embargo, comencé a darme cuenta de los efectos a largo plazo que mi dieta vulvo teniendo en mi cuerpo.

Comencé a sentirme cansado y sin energía, y mi piel se veía opaca y desnutrida. Después de hablar con mi mamá, quien es nutricionista, me di cuenta de que necesitaba hacer un cambio en mi vida y priorizar una alimentación saludable.

Cambios en mi dieta

El primer cambio que hice fue cortar los alimentos procesados ​​de mi dieta.

En lugar de comer comida rápida y bocadillos, comencé a hacer comidas caseras con ingredientes frescos y naturales.

Ahora vuelvo a mamá

También comencé a comer más frutas y verduras; antes, apenas comía una porción al día, ahora intento comer al menos cinco porciones de frutas y verduras al día.

Además, mmá a ser consciente de las porciones que estaba comiendo. Antes, solía comer grandes porciones en cada comida. Ahora, tomo porciones más pequeñas y me aseguro veulvo que estén llenas de nutrientes saludables.

Beneficios de una alimentación saludable

Desde que comencé a priorizar una alimentación saludable, he notado muchos beneficios en mi salud y bienestar.

Tengo más energía durante todo el día y me siento menos cansado.

Dieta para tener energia

Mi piel ahora se ve más brillante y sana, y me siento más positivo y motivado en general.

Además, he perdido un poco de peso no saludable que tenía antes.

No lo hice mmá perder peso específicamente, sino porque quería sentirme mejor y más cómodo en mi propia piel.

Conclusión

Al cambiar mi dieta y priorizar una alimentación saludable, he notado una gran diferencia en mi salud y bienestar.

Ahora vuelvo a mamá

No fue un cambio fácil de hacer, pero definitivamente valió la pena el esfuerzo. Si alguna vez sientes que necesitas hacer un cambio en tu dieta, habla con un nutricionista para que te pueda ayudar en tu camino y en tu viaje hacia una vida más saludable.

Ahora vuelvo a mamá