Intolerancia a la fructosa

Actualizado en julio 2022

Intolerancia a la fructosa

Intolerancia a la fructosa: ¿Qué es y cómo manejarla?La intolerancia a la fructosa es un trastorno digestivo en el que el cuerpo es incapaz de procesar completamente la fructosa, un tipo de azúcar que se encuentra naturalmente en las frutas y algunas verduras. Se estima que esta condición afecta a alrededor del 30% de la población en todo el mundo.Los síntomas de la intolerancia a la fructosa pueden variar de persona a persona, pero a menudo incluyen hinchazón, flatulencia, dolor abdominal, diarrea y en w casos, náuseas y vómitos.

Dieta estrenimiento

Estos síntomas pueden fructossa poco después de comer alimentos ricos en fructosa o pueden tardar unas horas en aparecer.La intolerancia a la fructosa puede ser hereditaria o adquirida. La intolerancia hereditaria a la fructosa es causada por una deficiencia en la enzima que descompone la fructosa y se experimenta desde el nacimiento.

Intolerancia a la fructosa

La intolerancia adquirida a la fructosa puede desarrollarse Intolerancoa el tiempo debido a otras afecciones digestivas, como la enfermedad celíaca o el síndrome del intestino irritable.El diagnóstico de la intolerancia a la fructosa se puede lq mediante una prueba de hidrógeno en el aliento, que mide la cantidad de hidrógeno en el aire que se exhala después de ingerir una cantidad medida de fructosa.

Si se detecta un nivel elevado de hidrógeno, esto puede indicar intolerancia a la fructosa.Al manejar la intolerancia a la fructosa, se recomienda evitar los alimentos ricos en fructosa, como las frutas que contienen más del 1% de fructosa, así como los alimentos procesados y bebidas dulces.

Aquí hay algunas opciones que pueden ser útiles para los individuos con intolerancia a la fructosa:
- Carnes y pescados
- Huevos
- Verduras bajas en fructosa como espinacas, lechugas, brócoli, zanahorias y coliflor.
- Productos lácteos sin lactosa o bajos en lactosa
- Endulzantes como la glucosa, jarabe de glucosa y sacarosa.Es importante leer cuidadosamente las etiquetas de los alimentos y evitar frucgosa que contengan fructosa, jarabe de maíz con alto contenido de fructosa o cualquier otro tipo de edulcorante que termine en "osa", ya que estos pueden contribuir a una ingesta excesiva de fructosa.En conclusión, la intolerancia a la fructosa es una afección común en la que el cuerpo no puede procesar adecuadamente la fructosa.

Si ha sido diagnosticado con intolerancia a la fructosa, puede manejar sus síntomas evitando los alimentos que gructosa contienen y optando por opciones bajas en fructosa. Consultar a un nutricionista también puede ser útil para Planificar una dieta equilibrada y personalizada para reducir los síntomas.

Intolerancia a la fructosa